Se buscan hackers para proteger el ciberespacio de EEUU

EEUU organiza concursos para encontrar una nueva generación de mentes brillantes de la ciberdelincuencia que protejan la seguridad de sus redes

Empresas privadas y Gobierno unen sus esfuerzos con el objetivo de descubrir y educar al menos a 10.000 jóvenes expertos en cibercrimen que se pasen al "lado bueno" para proteger los intereses de seguridad de Estados Unidos.

La idea es conocer la mentalidad y las habilidades de los hackers para poder hacer frente a sus ataques, según informa Newsweek. Pero encontrar estos talentos no resulta sencillo porque no se pueden buscar en lugares convencionales como escuelas o universidades. Por esta razón se organizan concursos para descubrir a las mentes más brillantes de la ciberdelincuencia.
Uno de los principales organizadores del proyecto es Alan Paller, cofundador y director de investigación del Instituto Sans, una escuela de la seguridad cibernética. Paller lleva 20 años ayudando a moldear la mente de estos hackers y convenciéndoles para que utilicen su potencial de manera que puedan contrarrestar los ataques que recibe la seguridad de Estados Unidos.
Otros países, como China y Rusia también han organizado concursos similares. La razón principal es la frecuencia cada vez mayor con la que sus gobiernos son el blanco de ataques de hackers y el peligro que éstos suponen para la seguridad del país.

Anuncios

La máquina para ‘leer’ el pensamiento, una posibilidad cada vez más cercana.

La investigación en fase experimental logró leer la mente de un grupo de voluntarios.

Cuántas veces hemos soñado con saber qué piensa nuestro novio o marido cuando parece estar en las nubes. Ahora estamos más cerca de saberlo. Un grupo de científicos ha leído la mente de un grupo de voluntarios a través de un escáner. Primero les han mostrado fragmentos de películas y han podido averiguar qué parte estaban recordando en el momento de la "lectura".

Los científicos avanzan en los estudios para a una "máquina de pensamientos" capaz de saber lo que una persona está pensando y descifrar las pautas de la actividad cerebral.

La investigación, publicada por la revista científica ‘Current Biology’, se encuentra en fase experimental, por lo que la técnica empleada todavía tiene una capacidad limitada para interpretar los pensamientos.

Sin embargo, abre la posibilidad a una "máquina de pensamientos" capaz de saber lo que una persona está pensando y descifrar las pautas de la actividad cerebral, gracias a un escáner cerebral.

Los científicos llevan cerca de un siglo intentando descubrir los rastros de la memoria, porque, aunque su existencia biológica está generalmente aceptada, su funcionamiento, localización y naturaleza siguen siendo un misterio.

Este estudio, dirigido por la profesora de neuroimágenes del University College de Londres, Eleanor Maguire, ha conseguido localizar la parte del cerebro donde se sitúa la memoria: una pequeña área situada en el hipocampo.

Maguire comprobó que esa zona estaba agrandada en los taxistas, obligados a memorizar las calles de las ciudades donde trabajan.

Para la investigación se mostró a diez voluntarios tres fragmentos de películas diferentes, de siete segundos, en los que aparecían tres actrices desempeñando distintas tareas: echando una carta al buzón, tirando una taza de café a un cubo de la basura y montando en bicicleta.

Los voluntarios, que estaban dentro de un escáner de resonancia magnética, vieron los vídeos varias veces y los científicos analizaron las pautas de actividad cerebral asociadas a cada fragmento.

En la última fase del experimento se les pedía a los voluntarios que recordaran al azar los fragmentos y los investigadores fueron capaces de adivinar qué estaban recordando apoyados en la actividad cerebral que veían por el escáner.

La investigación ha ido más allá al descubrir también la "memoria episódica", es decir, la secuencia de eventos diarios que constituyen la biografía de una persona.

Estos recuerdos de la "memoria episódica" son estables, porque desencadenan la misma actividad cerebral cada vez que son rememorados, lo que permite que sean identificados y correctamente interpretados en cada ocasión.

"Hemos descubierto que nuestros recuerdos están representados en el hipocampo y ahora que sabemos dónde están localizados, podremos averiguar cómo se van almacenando los recuerdos y cómo van cambiando a lo largo del tiempo", señaló la profesora Maguire.

La científica británica advierte de que todavía es pronto para poder "leer" los pensamientos de la gente con el escáner, pero sí adivinar lo que están recordando.

"Cuanto más averigüemos de cómo se almacenan los recuerdos, más cerca estaremos de saber cómo rehabilitar a personas que hayan sufrido graves daños cerebrales", explicó Maguire